Mi madre
espera por mi,

ya le dije que no quiero
regresar

En la puerta de mi dormitorio
hay un mapa pegado
del sistema de transporte colectivo, y
a veces me cubro con la cobija blanca
para no verlo, -no es cierto-, eso mentira. Lo del mapa sí es verdad, y lo de la cobija blanca, también.
Y cuando quito esa cobija blanca,
se queda el techo otra vez blanco
como su hubiera parpadeado una sola vez blanco, y la permanencia del nívea
dejara mi mente en ese color

Lo que es claro, es que,
estoy en otro país
encerrado en mi casa
ante la calamidad
de un frío
como un hombre congelado del neardental

-Estoy muy serio frente a los lienzos

Las horas
un recordatorio
la voz puntual
de las
arrugas gozosas

-mentís no es necesario
sólo decir con las manos
los mismos clichés colgados por mí en la pared casi gris casi oscura regar las plantas van cambiando de color se desmayan aquí adentro de mi pensamiento cada hoja cae al piso cada hoja cae a la mesa no las debería de tirar a la basura como mi poesía ya que son la memoria y las que me debería recitar de memoria yo espero el aquí sentado en el sofá cama de la misma manera pero a quién esperan en el hospital a que le pongan un marcapasos yo espero a un pronombre
aquí desde aquí

Anuncios

LA VOZ PUNTUAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s