MUJER GITANA

Allá en la costa del Golfo de México
en el puerto Boca del Río, en Veracruz,
por donde Hernán Cortés entró desde España
pasó lo siguiente:

yo y Luis Rivera, amanecimos
en la arena, uno separado del otro,
el despertador: la brisa y la llovizna
la poca lluvia que nunca llego,
entonces, nos quedamos a la orilla del mar
bebiendo caguamas, fumando hierba, disfrutando de los mariscos
bajo una carpa playera, que un hombre recién salido de la cárcel
atendía el negocio

Ahí iba ella, descalza
una gitana que caminaba por la playa, del medio día
es ella la que me leyó la mano. La que se acercó a mi voz. Ella añadió:

“Qué es lo que quieres saber de tu futuro”
“Hazme una pregunta, ¡Vamos!

Mientras yo miraba sus ojos
y ella sostenía mi mano, acariciándola
con ternura. Yo le contesté:

“Yo quiero saber tu nombre”, yo le dije.
No estaba bromeando ni tampoco la quería molestar.

Anuncios

Un comentario en “MUJER GITANA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s