SÍ IMPORTA POR EL COLMO DE DIOS

Resaca. Acabo de despertar. Me suena la tripa. Mi cabeza parece que pudo haber sido aplastada por un tanque de guerra. Anoche, sentí aquellos instantes cuando la la consciencia color café perdía la cordura; no se cuantas horas pase oyendo cada segundo, del reloj de pared y pretendí estar ahí queriendo el intento de dormir. Yo oigo el grito iracundo de un hombre adulto. Tal vez, sea mi padre, o un vecino que oigo por la ventana semi abierta en la mañana siguiente del olvido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s