EL VIAJE

Quisiera irme de viaje

por riachuelos congelados

¡vete de aquí aura!, ¡vete de aquí!

ave rapaz y carroña

Brinco de un tronco a otro

brinco de un tronco flotante

a un cuerpo ahogado que emerge

y se va por la depresión

que termina en el Golfo de México

 

Negros

son los soles

cuando te les quedas viendo;

anhelo respirar       desde lo alto

y así ver aparatosa

ciudad y sus atajos

mangas de viento   señalan

mi rumbo

sobrevolando apenas

sabanas que crecieron

como Los Andes

Montaña de sábanas que se forma

en la madrugada, en la desierta cama

Montaña

entre nosotros dos. Montaña

hecha por los brazos

de la amante. Montaña de algodón

y nunca de seda

Montaña que nos separa los cuerpos

 

Quisiera irme de viaje

pero recuérdame

cuando las hojas secas

sean arrastradas por el aire

pero recuérdame

sin dinero y sin hambre

que lejos estoy

casa mía

 

A veces despertaba

muy cerca del techo

y olvidaba donde estaba

desde entonces

añoranza

desde entonces voy alborozado

ya no estiro la bemba desérticos labios:

“¡Qué destornillado y qué fuera de foco tiene

ese cuadro colgado en mi pared gris!”

¿qué es lo que debo pintar

habiendo tantas imágenes?”

 

Negro sol

cruza fronteras

como un arcano fuego en la mano

en la cueva de pinturas rupestres

como lluvia que me empapa

en la azotea de la calle Pulaski

cuando estoy sentado leyendo

y persigo los rayos con la vista

 

Insensible soy

con las murallas que nos apartan

heme aquí encerrado cultivando al cerebro:

 

como si fuera un jardín comunitario,

por ende, compartirlo

komo si fuera un vergel

para presumir un buen vino

como si fuera un huerto de manzanas

y darte de probar la dulce ironía

komo si fuera una parcela de trigo

y nutrirte con cuscús

como si bebieras del oasis de Ein Gedi

y escucharas misiles derrumbar tu casa

komo si fuera el edén

y vieras como le hago el amor a tu Eva

como si fuera un patio de tu madre santa

lleno de mierda por un perro callejero

komo si fuera una umbría

cubriéndose de sabio moho

como si fuera un campo algodonero

para que las golondrinas se vayan

komo si fuera un prado

y bebas de la leche no pasteurizada

como si fuera un parque

para que te columpies con mis fantasmas

 

Enflaquezco

y no me he ido de viaje

sigo aquí, contigo

rastreándote

y esperando a que caigas

la noche es el festín

 

Blanco

es el espejo que   irradia

la evolución del pensamiento

el corazón esta en una jaula de tórax

el cerebro esta en un nido de águilas

 

“¿qué nombre le pondrías

a este poema si tú fueras yo?”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s