EGOCIACIONES

1

Lo mejor de este jengibre
es cuando al fin me canso
de todo;
la sed de tigre:

es azarosa está sediento
es cazador está en Bushwick
es juarense está proscribiendo
es de la sequia
primaveral,
apareciendo
los primeros brotes

hoy es el 4 de abril
y son las tres cuarenta
y tres de la tarde
y estoy bebiendo un Chai late
en Little Skips

Una lasitud temporal
pensé mal
y hoy creí haber despertado
en el robledal

Lo que hice
ya fue, no estuvo mal
estuvo genial,
pronto
tengo que terminar
este cliché

qué puedo proponer
a la memoria, cómo
movilizarla, cómo
borrar franjas
fantaseo
entre líneas

recorro otro pensamiento
floto
en la sana virtud
y permanezco
sin desaparecer
rejuvenezco
la muerte filosófica,
pero qué es esto?
apoco será hipócritamente correcto?

y la corriente nos cruza
muevan al rio a la Isla del Padre
donde nos deje de dar en la Madre
sin compromisos

2

Remembranza de las cosas que hay que hacer:

Tengo que decirlo,
algunos inmigrantes se disfrazan
en Times Square
como los dibujos animados de Walt Disney
se esconden
hay que saber cómo olerlos
se enojan si los ves como yo los veo,
te piden dinero, pero qué digo,
yo parezco un hipster malnacido
que no puede comer trigo

3

En secreto, perse
y por adelantado
“¿A qué no sabes
desde dónde te escribo?”,
te digo.
Y todo esto de qué va,
a qué estamos jugando,
haber quién escribe un poema sin patas
o el mejor poema,
qué no puedes dejar de fingir
que eres…
olvídalo

Todo esto “quiere decir”
que esta abierto a criticas,
depende de cómo se encuadre.

© 2015 Édgar Javier Ulloa Luján

About This Poem

“Como en muchas cosas en la vida, “Egociaciones” tiene un par de asociaciones. Se trata de tener un sentimiento que intenta averiguar lo que el ego quiere: ser hermoso y seguro. Lo cual, es un mecanismo de defensa para crear una ilusión de uno mismo que nadie realmente ve. El eterno niño que está afuera de nosotros, el niño que vemos acompañado de sus padres, año tras año, pensando en lo que solíamos creer, en como la cultura de un país como Estados Unidos invade nuestra infancia, usa el arte en contra de la inocencia. No puede ser posible que la filosofía personal muera cuando uno muere, no puede ser posible que beses una rana y se convierta en un príncipe azul.
—Édgar J. Ulloa Luján

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s