The Grocery Store Across the Tex-Mex Border (Poem No.10)

One time Pee-wee
saw a man from the other
neighborhood fraccionamiento Córdova
fue a comprar
una caja completa
de pastillas de mejorales,
—the best pill for a headache
una pastilla como la desenfriol,
una pastilla
que se vende en cualquier farmacia
para el dolor de cabeza.
Y Pee-wee le comentó
a mi mamá
que esas las usaban para molerlas
y rebajar la cocaína.

De hecho, Pee-wee conocía
a todos los malandros y
me aseguró
que los policías
recibían dinero
pa darles chance, me dijo
mi madre, y también que
cada uno tenía su sector
pa robar los carros.
Eran tan descarados que
se ponían a platicar
adentro de la tienda de
todas fechorías y
mi madre se hacía
como que no escuchaba.

Una vez entró
un muchacho corriendo
con una bolsa de plástico y
le pidió a mi mamá el peso
exacto de ese paquete:
“¿Lo quieres exacto, exacto, exacto?
Si lo quiere exacto,
déjame que le quite la bolsa”,
le dijo mi mamá pensando
que llevaba un queso.
“No, no, no, no señora así está bien.”
La bolsa contenía medio
kilo, era de droga,
según le comentó después
Pee-wee a mi madre,
y, al parecer, el chavo
quería asegurarse
que lo que había comprado
era de ese peso. Mi mamá
se quedó de los nervios, y
triste pensando en que ese
joven pudiera ser su hijo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s