The Grocery Store Across the Tex-Mex Border (Poem No.11)

In the grocery store,
my mother found out
there were kidnappers
that were also costumers.
As Pilín, who was a
“flaquillo, flaquillo. Era buena
gente pero andaba
en malos pasos.”
Iba a comprar cigarettes
and sodas a la tienda.
Oía de él por la gente
que le contaba
las malas cosas que hacía
a otras personas inocentes.

Algunos querían
prevenirla de él,
y le recomendaban que
cerrara la tienda cuando
él viniera en grupo.

Al final, dice mi madre,
“Pueblo chico,
infierno grande”. La tienda
de abarrotes, empezaba
convertirse
en una escuela pa
conocer
el
ser
humano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s