Q STREET TREES

FullSizeRender (12).jpg

 

Es raro, es demasiado raro diría yo, que cuando piensas

que has terminado pronto, te das cuenta que no.

Empezar de nuevo, sentir los escalofríos de la mañana,

beber un vaso lleno de inclemencias.

Es raro la anáfora, demasiada rara diría yo, cuando repites tanto

la misma palabra al contar los arboles de afuera,

caer como un pájaro del nido enmarañado

en el hirsuto del discurso y escribir todas estas demencias.

Es raro, está muy raro, notar que las hojas

de tilia cordata, quercus palustris y ulmus americana

las va arrebatar el otoño y que esas hojas

serán cromáticos círculos de oraciones.

En verdad es raro, muy raro, el cielo desmayado

como si fuera una memoria prometida

y aun así, saber que en el dulce plectro

se puede psicoanalizarme hasta en canciones.

Oh! pajarillos que andan volando por ahí

cerca de la Casa Blanca, merodeando al presidente.

La lluvia ya viene, vengan de prisa sin freno a mí,

entren por esta ventana, descansen para siempre.

La paz esté con nosotros, ya sea

si nuestro vecino sea nuestro enemigo Trump.

Y sin más que decir al viento raro

que viene de aquél Monumento a Washington,

no sé si será mejor la continuación de la guerra

con la mujer de Clinton.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s