SUEÑO CON DELINCUENTES

Sueño con delincuentes, con delincuentes al azar. Todo empezó con el sueño mío cuando vi llegar el avión y lo montaron en la plataforma de semirremolque de un camión. Todo parecía familiar,  la calle privada  donde el camión estaba estacionado con el jet.  Me sorprendió saber que estaba listo para despegar.  No sabía quién iba a pilotarlo.   Creo que estábamos todos de pie en el taburete, apreciando la máquina voladora. Un grupo de amigos y yo,  supongo que eran mis amigos  porque había una especie de camaradería.  Así que por eso supongo  que en este sueño que tuve,  estos jóvenes eran mis amigos.  Las cosas se complican  en los sueños, no sé por qué  un sueño tiene que tener un conflicto. Las mujeres que estaban allí  comenzaron a discutir y luchar violentamente.  Estaban en la parte trasera del avión.  Quién sabe por qué,  una de las mujeres estaba encerrada.  No pudimos sacarla,  ni sabía cómo salir.  Creo que se quedó atascada con una red.  Sin saber por qué,  el jet estaba a punto de despejar.  Mi amigo o conocido que estaba a cargo del jet,  no sabía lo que estaba sucediendo. En eso, el jet salió disparado rumbo al este,  horizontalmente.  Nos quedamos atónitos porque no había piloto y una mujer adentro. Recuerdo que toda la ciudad estaba buscando al jet,  gente en bicicletas que trabajaban para la policía,  gente en motocicletas. Incluso estábamos en un coche  a toda velocidad buscando el jet.  Nunca supe lo que pasó.  Pasaron los días  y continuamos buscando el jet  en diferentes áreas del país.  Recuerdo que una vez  me quedé dentro del vehículo mientras mis compañeros  entraban al supermercado.  Me di cuenta de que los niños,  que salían de la tienda, habían robado ellos tomaron las tarjetas de crédito  y los teléfonos celulares de mis colegas.  Aunque eran niños, fui a buscarlos.  No me vieron cuando los seguí.  Los atrapé en un almacén.  Había gente que trabajaba  y se sorprendieron cuando los atrapé. Llamé a la policía, esperé a que llegara y nunca llegó. Sólo había una policía en esa región.  Nunca vino porque estaba usando cocaína en el escritorio de su jefe. Los niños estaban armados hasta los dientes.  Uno traía una navaja y el otro una pistola. No lo sabía.  Uno de los niños me enterró la navaja en el brazo  y el otro muchacho sacó la pistola.  El muchacho con la pistola disparó  y le dio a su amigo en el pecho.  Lo dejé ir y me caí al suelo,  entonces el chico con el arma  me disparó en la cadera.  Me quedé tirado un buen rato.   Cuando el muchacho se acercó  para ayudar a su hermano,  que estaba en el piso, tomé la pistola:  El muchacho empezó a correr  y le disparé varias veces  hasta que le di en la pierna.  Una persona estaba pasando en una motocicleta  y le dije que la detuviera o le disparara.  Me subí a la motocicleta y dejé ese lugar.   Cuando el policía se enteró  que habían capturado a dos de sus hijos,  salió de la comisaría lo antes posible.  El niño herido en la pierna  le dijo a su padre que yo era el que disparó  a su hermano en el pecho, ahora muerto.   Toda la gente vino a buscarme.  Me derrapé en medio del camino de la motocicleta.  El vehículo donde iban mis amigos se detuvo por mi,  me recogió y me llevó escondido.  Tenían miedo de verme en el suelo y con sangre.   Desde Marfa, Texas,  me llevaron a Ciudad Juárez, México  a tres horas de distancia.  Tenía mucho dolor, pensé que iba a morir.   Finalmente desperté en una cama de hospital.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s